Translate

14 de enero de 2016

FELIZ AÑO NUEVO, PERO ¿ QUÉ AÑO ?

 
El tiempo es una convención humana. Un año puede comenzar y concluir cualquier día. En casi todos los países del mundo, según su calendario (solar, lunar o mixto), en algún momento festejan el inicio de un nuevo ciclo. Esto se debe a que cada cultura dividió el tiempo en función de las necesidades particulares, para las siembras, las cosechas, o para rituales religiosos. . 


El primer calendario solar conocido fue el egipcio, constaba de 12 meses de 30 días y, para compensar, se agregaban cinco días al último mes para completar los 365. Previamente utilizaban un calendario lunar pero no era útil para predecir las inundaciones del Nilo. El año agrícola lo dividieron en tres períodos de cuatro meses: Inundación (fin del verano), siembra (fin de invierno), y cosecha (fin de primavera / verano).  A su vez el principio de año se iniciaba cuando la estrella Cirio coincidía con la salida del sol. Esto es alrededor del 20 de junio, que a su vez coincidía con el inicio de las inundaciones anuales. Por estas razones se considera que el calendario egipcio tuvo como origen la agricultura. En cambio el calendario babilónico, debido al interés por la astronomía y las matemáticas fue lunar. Al igual que  el año romano antiguo era lunar y tenía 10 meses. Recién en el año 46 antes de nuestra era, Julio César estableció el calendario solar,  y el primero de enero como inicio del año. 
 
  La antigua China tuvo un calendario con un período de 60 años, dividido en cinco ciclos de 12 años lunares, con nombres de animales: rata, tigre, toro, mono, etc. Esto exigía cada tres años hacer ajustes al calendario adicionando un mes, o sea un año de trece meses. Desde el inicio del siglo XX adoptó para las actividades civiles el calendario Gregoriano. Para ciertas festividades conserva el original. El 19 de febrero en 2015, festejaron el inicio del nuevo año de la cabra, el 4713; llamado Festival de Primavera, que es la fiesta tradicional más importante. El Nuevo Año Andino, el 5523, coincidente con el solsticio de invierno del hemisferio sur, se festejó el 21 de Junio en Tiwanaku, Bolivia. Ese día se esperó la salida del sol y se rindió homenaje a la Pachamama (la Madre Tierra). Hay muchísimos calendarios, con los detalles de sus historias, que los interesados pueden consultar en Internet. 
En el calendario republicano francés del 1792 al 1806, el primero de año comenzaba el 22 de setiembre, o sea durante el equinoccio de otoño. El año se dividía en 12 meses de 30 días con tres semanas de 10 días. 1792 fue el Año Uno de la Revolución. Napoleón lo derogó en 1806. En ese calendario, se reemplazaron las referencias religiosas por el nombre de una planta. Por ejemplo el 28 de setiembre era “Carote” o sea zanahoria, el 29 “Amaranthe” o sea amaranto, y el 23 de octubre era “Celeri” o sea apio. La gente, acostumbrada a utilizar el santoral para asignar el nombre a los recién nacidos, encontró dudas. ¿Quién querría llamar a su hizo “nabo”, “patata” o “calabaza”? Tenía buenas razones para fracasar. 

   ¿Cómo se define un año? ¿Por una estación; una inundación; el aparecimiento de una estrella; un solsticio determinado; o la fecha del inicio de un nuevo rey o faraón? Se llama año al ciclo en que la tierra hace un giro alrededor del sol: aproximadamente 365 días, 5 horas, 48 minutos y 46 segundos. Por esta razón en occidente tenemos años de 365 días y otros, para ajustar las fracciones de 366, o sea los años bisiestos.
Hace días, de acuerdo con el calendario Gregoriano, se festejó la llegada del año 2016.  Ahora bien, considerando que la tierra se formó hace más de 4.500 millones de años, ¿por qué 2016? Veamos un poco de historia.

Los primitivos habitantes del planeta comprendieron la importancia de la luz solar para el crecimiento de las plantas, la fertilidad y las cosechas. Cuando esa luz menguaba era motivo de temor y un peligro de muerte. Al contrario, cuando los días eran más extensos era motivo de alegría pues implicaba renacimiento y renovación en la naturaleza. Por ello se hacían fiestas, rituales, y celebraciones. 



 En Roma el período más oscuro del año y el inicio de un nuevo período de luz coincidía con el solsticio de invierno. Estas fiestas en la época romana eran llamadas Saturnalias, en honor al dios Saturno. Se realizaban del 17 al 23 de diciembre con velas y antorchas. Es probable que estas fiestas se celebraran desde antes de la era romana al finalizar los trabajo de campo, cuando campesinos y esclavos domésticos quedaban libres de tareas. Para ello se hacían banquetes e intercambiaban regalos. Esta especie de navidad y carnaval al unísono, o sea algo sagrado y divertido, según el poeta Cátulo “era el mejor de los días”.
La iglesia cristiana catalogaba a dicha fiesta de “pagana” y cuando tuvo el poder, durante el siglo IV, la reemplazó con una nueva llamada “Navidad”. La misma debía festejar el nacimiento de Jesucristo, que lógicamente no ocurrió en el mes de diciembre. De esta forma llegamos a la respuesta de ¿por qué festejamos el año 2016?, porque la tierra giró aproximadamente  2016 veces alrededor del sol desde el nacimiento de Jesús.

   El calendario tradicional chino no designa meses y años corridos en forma indefinida, sino que el nombre de cada año se determina mediante una relación celeste con otra terrena. Este sistema se renueva cada sesenta años y se vuelve a contar de nuevo. ¿Ustedes han notado que a los orientales nunca se les nota la edad? Ahora ya lo saben o lo intuyen, el tiempo corre diferente para ellos. El año judío registra más años pues comienza a contar desde mucho antes de la era cristiana. En cambio, el islámico menos, menos años que el gregoriano pues comienza a contar desde la Héjira, o sea el año 622. Cada cultura festeja el inicio de un nuevo giro de la tierra según su historia. ¿Ahora bien qué importancia posee el tiempo para las personas?
   El calendario sugiere que las personas viven dentro del tiempo, sujetas y gobernadas por años, meses, días y horas. Parecería que nuestra misma vida, se desenvuelve atrapada en el tiempo. Cada calendario hace vivir un concepto de realidad diferente. La forma que afecta a las personas es desigual. Los egipcios vivían el tiempo de acuerdo a las inundaciones del rio Nilo. De ellas dependía su alimentación. A los incas y a otras civilizaciones les angustiaba que no saliera el sol, por eso sacrificaban doncellas al dios Inti (el sol) para que no se olvidara de regresar. Algunos viven el tiempo en forma lineal, como una flecha, para otros es circular, como las estaciones. Otras viven como si el tiempo no existiera. 
  


Para Navidad visité a mis familiares en el sur de Italia. Fui agasajado con mucho amor y abundante comida. Al mismo tiempo descubrí un interés por saber la edad, y de acuerdo con ella se forman un concepto de las personas. Entre los jóvenes vi más libertad de pensamiento y un interés por nuevos conocimientos.


 Los coreanos cuando conocen una nueva persona, lo primero es saber la edad. A partir de ese momento la de menor edad, se dirige a la otra con el respeto de “hermana” o “hermano mayor”. O sea el tiempo establece relaciones jerárquicas. En occidente se ha perdido un poco el respeto a la edad, cosa que no sucede en China. La edad se la relaciona con la sabiduría. En el mundo anglosajón “time is money”, o sea el “tiempo es oro”, o dinero. Esto hace que cada segundo que pasa se lo computa como una pérdida, es una forma de angustia y stress. Para recuperarse de la pérdida y restablecer la armonía ¡van a “gastar tiempo” con algún terapeuta!
   Esto es paradójico, como la pregunta a un monje zen sobre cómo era la salvación en el budismo. Recuerdo a ese monje rascarse la cabeza, finalmente con perplejidad preguntó “¿Salvarse de qué?” Un estudioso, presente en la reunión, explicó que en el catolicismo los humanos nacen en pecado por haber caído del estado de gracia, y únicamente pueden salvarse a través de Cristo. El monje reflexionó, “Vaya, una teología que primero genera la creencia de un problema, para luego buscarle la solución mediante otra creencia.” Lo mismo sucede con las creencias sobre el tiempo: ¡los calendarios son creaciones humanas! He explicado en varios blogs que el tiempo no existe como un objeto u entidad, lo que existe es la concepción que tengamos de él.  

   Para liberarnos del tiempo, Robert Grudin  sugiere reconciliarnos con la interioridad del mismo. Terminar la guerra en la cual hemos visto al tiempo pasarnos, erosionarnos, alienarnos. Como afirmé en otro blog: “la concepción espiritual nos libera de la esclavitud del tiempo sujeto a coordenadas espaciales, y nos abre la posibilidad de vivir un día como mil años y mil años como un día”. Podemos renovarnos y rejuvenecer.

  
Robert Grudin en su libro Time and the Art of Living (El tiempo y el arte de vivir) dice: "El individuo feliz es capaz de renovarse diariamente y con total conciencia a través de todas las expresiones básicas de la identidad humana: el trabajo, el amor, la comunicación, el juego y el descanso". (The happy individual is able to renew daily and with full consciousness all the basic expressions of human identity: work, love, communication, play, and rest.) 

Ver el Blog publicado en febrero de 2014,  “VIVIR EN EL PODER DEL AHORA O EN EL PODER DE MAÑANA - II Parte 

Estudios psicológicos recomiendan cultivar la alegría para superar aspectos temporales. Se asigna a la alegría una actitud rejuvenecedora. La alegría es la luz del espíritu que expande nuestra conciencia y enaltece nuestra existencia. Sugiero el descubrimiento de nuevas ideas, de nuevas bellezas, la inspiración de la poética, la actitud de bondad y misericordia, la gratitud ante la vida.

 No olvidemos que J. Keats decía en su famoso poema: “A thing of beauty is a joy forever”,  “una cosa bella es una alegría para siempre”.

 

A thing of beauty is a joy forever

Its loveliness increases; it will never

Pass into nothingness; but still will keep

A bower quiet for us, and a sleep

Full of sweet dreams, and health, and quiet breathing.

   

Verlo completo  (http://www.online-literature.com/keats/463/)

   
   Espiritualmente podemos liberarnos de las imposiciones del tiempo mediante el libre albedrío, la imaginación creadora, la meditación, la oración, la libre voluntad, la contemplación y la armonía del ser. Desde el punto de vista espiritual ¿cómo debemos festejar la renovación de la vida, la renovación de una ampliación de la luz en nuestra existencia y el renacimiento? 
 
  


 Filosóficamente no es necesario esperar al fin o al inicio de un año para renovarse y purificarse. Todos los días al beber de la fuente del Espíritu, nos purificamos y renovamos. 


¡Feliz año! ¡Feliz cada nuevo minuto de vida!

                                                              








©  2016 Pietro Grieco

 


10 comentarios:

  1. FELIZ 2016 ... Y TODA LA ETERNIDAD
    Gracias por la belleza de tu nueva entrada.
    Un abrazo
    Bianca

    ResponderEliminar
  2. Pero que belleza !!!Muchas gracias.
    Abrazo grande,
    di

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por su excelente explicación!!! Iluminadora!!!
    Saludos,
    Silvia.

    ResponderEliminar
  4. "Muy bueno e interesante" Abrazo,
    Federico

    ResponderEliminar
  5. Pedro querido: ¡Que bueno tu elogio del tiempo, las formas de medirlo y sus consecuencias sobre la vida diaria !
    Lo leímos con mi pareja actual y nos encanto.
    Guille

    ResponderEliminar
  6. God Bless you dear Pietro, this was very interesting and insightful.
    Laurie

    ResponderEliminar
  7. I love the sense of timelessness in this blog.
    Warmly, Scotty

    ResponderEliminar
  8. Dear Pietro, Thanks for your latest blog. I read it once yesterday and another time today. I enjoyed the history of time, your spiritual quotes from your writings, and the beautiful music that accompanied it. There is always something new to think about in your writings and I enjoy them a great deal.

    We miss having you in our midst.

    I send my Love and Best Wishes for all your endeavors and look forward to hearing from you and reading your future publications. HELEN

    ResponderEliminar
  9. Cuando aun estoy enredado con la relatividad de Einstein, con el hermano que viajó y regresó más joven, con el tren que se encoje, con los glotones agujeros negros que se tragan a todo lo que se les acerca y con la búsqueda de las ondas gravitacionales, entre todos los líos que nos dejó por resolver o más bien entender, regresa Pedro con este tema, también temporal, también relativo.

    Me ha recordado que de continuar viajando a la velocidad de 108 000 Km/h, en este vehículo espacial llamado Tierra en su trayectoria elíptica alrededor del Sol, dentro de unos días completaré otra vuelta completa, la penúltima antes de cumplir mi primer ciclo como Mono de Fuego según el calendario Chino.

    Durante la cena de fin de año, donde compartimos con amistades de China, Irán, Rusia, Ucrania, de Cuba y españoles, surgió el tema de los calendarios, pasamos un buen rato, aprendiendo cosas nuevas y entre bromas calculando en qué año habíamos nacido según uno u otro calendario.

    Todos llegamos a la conclusión que independientemente de cuantas lunas nuevas habíamos vivido o cuantas vueltas alrededor del Sol hayamos dado, estábamos allí reunidos en armonía, cada uno con sus creencias, con sus costumbres, pero felices, con muchos planes para el nuevo año que comenzaba.

    Gracias Pedro por hacernos reflexionar sobre estos temas y despertar a una realidad atemporal, sin límites de tiempo, de espacio y de acción.

    Raúl Bravo

    ResponderEliminar
  10. Nuestra familia y yo disfrutamos de la naturaleza, las plantas y los animales.Es sorprendente la forma en que ellos nos HABLAN sin palabras. Captan nuestros estados de ánimo y nos acompañan.Nuestro gato, libre e indomable, hace lo que quiere...muy a pesar mío que creía que iba a poder educarlo.Ya me resigné... Convivimos en paz y nos aceptamos mutuamente.
    Es hermoso estar en contacto con los animales! Cuanto amor nos brindan!Cuanta sabiduría expresan!

    ResponderEliminar

Cliqueando en comentarios, puedes escribir los tuyos y leer los de otros participantes de este blog, gracias

ENTUSIAMO

"El entusiasmo es una cualidad del alma que conduce a actuar con gozo y expectativa de bien. El pensador espiritual y científico vive alegre ante cada nuevo descubrimiento."

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

Buscar este blog