Translate

3 de junio de 2013

BUENOS AIRES y Alrededores



 Buenos Aires y sus alrededores, como cualquier ciudad y con más de diez millones de habitantes, presenta desafíos de todo tipo, en especial cuando su parque automotor aumenta año a año en forma exponencial, mientras la infraestructura no cambia a igual ritmo. O en el caso de la construcción de rascacielos en medio de los barrios tradicionales de casas bajas sin incrementar los servicios de agua, electricidad o medios de transporte.


Particularmente me afecta más el nivel de contaminación sonora, que la contaminación atmosférica, pues me impide dormirEl zumbido es constante. En contraposición a esos inconvenientes, hay que mencionar la cantidad de buenos parques, restaurantes, bares, cafés, teatros, centros literarios, y de entretenimientos que brindan a sus habitantes posibilidades de una  vida sumamente agradable. Y el aspecto sobresaliente es la actitud amigable de sus habitantes. Ser recibido con afecto es algo precioso que todos los que la visitan valoran. 

En esta enorme urbe tuve la oportunidad de ofrecer un Retiro Espiritual durante los días 24, 25 y 26 de mayo, y posteriormente una conferencia el día 31 del mismo mes. El retiro tuvo una buena asistencia y activa participación, con picos de mucha emotividad –lágrimas y risas. En ese orden. Me sentí bendecido por compartir dicha actividad con sinceros buscadores de la verdad, como de elevación espiritual.

La conferencia ( Paradigmas Espirituales) atrajo a personas con un interés por un tema completamente distinto de las conversaciones diarias, como son los paradigmas espirituales para el presente siglo. Hubo preguntas que mostraron la participación sincera de la audiencia en el tema y su comprensión. Es mi deseo que ambas actividades traigan muchas bendiciones para los que asistieron, como así también a toda la comunidad. 

©Pietro Grieco

ENTRADAS POPULARES

Wikipedia

Resultados de la búsqueda

...LA PAZ...

La paz por recelo a la agresión, o la represalia atómica no es paz es inacción por temor. La verdadera paz parte de la seguridad en nosotros mismos, no de impedir la acción a otros.